Rafael Ortega Basagoiti

Música antigua en el verano madrileño

Quienes amamos la música antigua añoramos, y de qué manera, aquellos cursos (y sus conciertos correspondientes) en El Escorial, hace más años de los que el firmante quiere recordar. Años en los que verano tras verano, venían al Carlos III intérpretes como Ton Koopman, Alan Curtis, Frans Brüggen, Gustav Leonhardt, Bob van Asperen o los hermanos Kuijken, pero también Jordi Savall. Canceladas las subvenciones, el curso «murió» y los amantes de la música antigua nos quedamos con un palmo de narices. Sin alcanzar aquella dimensión, hace ya diez años que José Carlos Cabello, enamorado de la música pretérita y a la vez empresario y productor discográfico, emprendió la andadura del Festival de Música Antigua en Soto del Real, durante los sábados del mes de Julio. Le acompañó y apoyó en el empeño el entonces concejal del ayuntamiento de la localidad madrileña, igualmente melómano entusiasta, José Fernando Bernardo, muy querido amigo de quien esto firma. Quienes recordamos los comienzos no podíamos imaginar entonces, como recordaba José Fernando en sus palabras antes del concierto del otro día, que la cosa iba a tener el recorrido que ha tenido, y que por el certamen iban a desfilar figuras hoy bien establecidas, desde Ignacio Prego a Fahmi Alqhai, pasando por Lina Tur Bonet o Yago Mahúgo. Lo cierto es que el público ha respondido con unánime entusiasmo, año tras año, a la convocatoria, desarrollada con informal (esto es, sin rigideces en su presentación) formalidad. La apertura de esta décima edición tuvo lugar el sábado 6 de Julio, a cargo del conjunto Laberintos Ingeniosos, que dirige ese magnífico guitarrista que es Xavier Díaz-Latorre, especialista bien conocido en la materia, y habitual, entre otros, en los conciertos y grabaciones comandados por Jordi Savall. Ausente en esta ocasión ese genio malabarista de la percusión llamado Pedro Estevan (precisamente por unos compromisos con Savall), Díaz-Latorre estuvo en esta ocasión acompañado por el otro factótum del conjunto (igualmente habitual colaborador de Savall): Andrew Lawrence-King, reconocido virtuoso del arpa cruzada, y los guitarristas Josep María Martí y Carles Blanch, con el interesante añadido de Tanja Skok (danza barroca y castañuelas). El programa, bajo el título de “Santiago de Murcia y el Manuscrito Perdido: Danzas y Bailes selectos (1720)” recorrió repertorio variado del propio Murcia y otros autores como Mudarra o Guerau. Escuchamos Jácaras francesas y españolas, Zarambeques, Cumbées y Marionas, y tras muchas de ellas, como señaló el propio Díaz-Latorre en sus parlamentos intercalados entre las piezas, muchas resonancias y aromas de colores y ritmos latinoamericanos, porque es allí donde quizá ha permanecido más la esencia de aquellos ritmos de danza española del XVII. Tanja Skok cumplió en un papel probablemente más secundario en cuanto a la percusión, porque Pedro Estevan (como pueden comprobar quienes investiguen los videos de algunas de estas obras en YouTube junto a Díaz-Latorre) es… irrepetible, no sólo en cuanto a ejecución, sino en cuanto al diseño mismo de lo que imagina y dibuja para cada pieza. A cambio, la eslovena ofreció una elegante, refinada y muy atractiva coreografía de algunas de las danzas, un elemento muy interesante por presentar una estética danzable tan diferente a la que estamos acostumbrados con la danza moderna. Soberbio toda la noche Díaz-Latorre, completo dominador de los recursos de su instrumento e intérprete de sensibilidad consumada, como demostró en la obra de Guerau, un compositor, como el mismo intérprete señaló, de primera clase. El éxito fue grande, aunque las condiciones del Centro de Arte y Turismo de Soto no son las idóneas para un concierto de este estilo, con una acústica seca y poco aislada (fueron bien audibles voces de chavales desde el exterior). El conjunto acaba de grabar un disco para Cantus estos mismos días allí en Soto, con este mismo programa (y con Estevan). Sin duda será un motivo de rememorar lo que pudimos disfrutar el otro día. La semana que viene, Yago Mahúgo presentará un programa con fortepiano y clavecín que, según anunció Cabello, cubrirá desde el barroco a Beethoven… la cosa promete.

Dislike
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.