Rafael Ortega Basagoiti

Lo importante: Verdi y Boito

Madrid, 6-V-2019. Teatro Real. Falstaff (Música de Giuseppe Verdi; Libreto de Arrigo Boito basado en Enrique IV y Las alegres comadres de Windsor de Shakespeare). Roberto de Candia (Sir John Falstaff), Simone Piazzola (Ford), Albert Casals (Fenton), Christophe Mortagne (Dr. Caius), Mikeldi Atxalandabaso (Bardolfo), Valeriano Lanchas (Pistola), Rebecca Evans (Miss Alice Ford), Ruth Iniesta (Nanetta), Daniela Barcellona (Mistress Quickly), Maite Beaumont (Miss Meg Page). Coro y Orquesta titulares del Teatro Real. Dirección musical: Daniele Rustioni. Dirección de escena: Laurent Pelly.

Volvía la genial obra postrera de Verdi al Real tras diecisiete años de ausencia (se dice pronto), en estreno de una nueva coproducción del Real junto al Teatro de la Moneda de Bruselas, la Ópera Nacional de Burdeos y la Tokyo Nikikai Opera Foundation, escenarios donde se podrá ver posteriormente. La partitura verdiana, directa (ni siquiera un breve preludio orquestal) y continua, sin concesiones, se adapta y funde con el agudo texto de Boito (es de esas ocasiones, no tan frecuentes, en que el propio libreto es una delicia) como un guante, lo que tiene sus ventajas (el resultado de la fusión es una permanente delicia, un espectáculo de teatro musical de primer orden) y sus desventajas, porque el requerimiento es máximo en orquesta y cantantes para una respuesta ágil pero precisa en el ajuste de la flexibilidad de un dibujo chispeante pero en cambio permanente, y precisamente por ello comprometido. Falstaff tiene muchos momentos memorables “de conjunto” (así el noneto del primer acto o la fuga final) pero en los que conseguir la necesaria claridad sin que decaiga el trepidante ritmo de la música tiene más peligro del que parece. Desde el punto de vista musical, no pasará este nuevo Falstaff del Real a la historia, ni por lo sobresaliente ni por lo malo. Desde luego no lo veo como para hacerse con el DVD que al parecer se ha grabado durante estas funciones. Pero tampoco ha sido un fiasco absoluto como algunos de los que hemos visto esta temporada. Roberto De Candia, sustituto del cancelado Nicola Alaimo en todas las funciones del primer reparto, compone un retrato plausible del gordinflón vividor, más convincente en su puesta en escena que en una prestación vocal bastante gris, sin especial sutileza ni encanto, y con frecuencia excesiva en el vibrato. Tampoco Simone Piazzola pasó de lo simplemente correcto en su interpretación de Ford, de nuevo con unos medios vocales más bien discretos, que parecieron no proyectar adecuadamente. En similar grisura se movió Mortagne para un soso Dr. Caius, y pareció un tanto forzado arriba el Fenton de Albert Casals. En cuanto al apartado masculino, lo mejor procedió de la pareja de bribones, con un notable Atxalandabaso (que casi fue lo único que se salvó de aquel Wagner lamentable de hace unos meses) y un contundente Lanchas. En la parte femenina, Rebecca Evans dibujó una correcta y convincente, aunque no brillante, Alice Ford, quizá con un paso demasiado evidente y una zona aguda no del todo grata, pero por lo demás con buen volumen y buena línea de canto. La veterana Barcellona convenció como actriz, pero pareció corta en lo vocal, especialmente en el grave. Esa comicidad irresistible que pide Verdi en las repetidas “Reverenza!” quedó lastrada por tal limitación. Correctas la Meg de Maite Beaumont (aunque sensiblemente mejor que su contraparte Fenton) y la Nannetta de Ruth Iniesta. Se presentaba en el Real el joven milanés Daniele Rustioni (1983) como director musical para este miura verdiano. Su dirección tampoco pasó de lo correcto, sin sutileza y sin esa precisión orquesta-escena que es tan necesaria como especialmente difícil en esta obra, aunque la prestación orquestal fue en general notable. Los conjuntos antes citados (noneto del primer acto y fuga final) quedaron así un tanto confusos y desdibujados en la articulación, bastante borrosa. Respecto a la dirección escénica de Pelly, lo mejor que se puede decir de ella es que no hacía especial daño a los ojos ni requería un manual de instrucciones para hacer una exégesis de lo que estábamos presenciando (no deja de ser preocupante que finalmente tal cosa, que debería ser lo normal, se erija finalmente en un mérito digno de ser condecorado, porque algunas hay que ni con manual resultan descifrables por absurdas). Plausible, aunque soso, el bareto-pensión del acto primero, con alguna alusión posterior (la apertura-inclinación de las paredes laterales) a un entorno más “fantástico” que no estaba mal traída. Demasiada escalera en el jardín de los Ford, pero ayudaba al jardielesco movimiento escénico que se desarrollaba posteriormente y que tenía su gracia. Curiosa resolución de la escena penúltima, con el espejo acercándose a la escena, aunque el efecto de que los espectadores “se vieran” en el mismo quedó probablemente restringido… al patio de butacas. Desde arriba, lo que se veía era el foso orquestal, y eso no tenía mucho sentido. Buen movimiento de actores, este sí bien ligado a la música y con la comicidad precisa. El balance global, en resumen, fue el de una función en la que no había “daños” musicales ni escénicos que impidieran lo que al fin y al cabo era lo más importante: disfrutar de la genial música de Verdi en combinación con el estupendo texto de Boito. Pero con igual rotundidad debo afirmar que tampoco pasará a la historia de los logros musicales ni escénicos del Real.

Como de costumbre, les dejo algunos enlaces a las críticas aparecidas en los medios generales y algún especializado

Críticas en la prensa:

ABC:https://www.abc.es/cultura/musica/abci-falstaff-gusta-misterio-201904241056_noticia.html

El País:https://elpais.com/cultura/2019/04/24/actualidad/1556056917_309799.html

La Razón:https://www.larazon.es/cultura/un-falstaff-que-da-el-pego-EC23032363

Codalario – Primer reparto:https://www.codalario.com/falstaff/criticas/critica-falstaff-de-verdi-en-el-teatro-real–bajo-la-direccion-de-daniele-rustioni_8041_5_24821_0_1_in.html

Codalario – Segundo reparto: https://www.codalario.com/misha-kiria/criticas/critica-misha-kiria-sorprende-en-el-segundo-reparto-de-falstaff-de-verdi-en-el-teatro-real_8049_5_24847_0_1_in.html

Dislike
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.