Rafael Ortega Basagoiti

Sigue lloviendo…

  • Como dice un chiste que me acaban de enviar, la Virgen de la Cueva no está por relajarse, así que sigue lloviendo y al personal le van a salir branquias como esto dure… Pero la lluvia no sólo cae en forma del líquido elemento, sino en forma de cosas que aderezan, no siempre para bien, el acontecer musical patrio.Para empezar, el Real anunció hace unos días que la gran Nina Stemme, que pasaba por ser el principal atractivo de la próxima producción de Turandot, ha cancelado su participación. He dicho que pasaba por ser el principal atractivo y no he tenido en cuenta que hablo por mí, craso error por mi parte. Porque naturalmente, para el Teatro Real, el principal atractivo es… ¡ese mismo! ¡hay que ver qué listos son ustedes!… el “gran protagonista”, director de escena, escenógrafo e iluminador, o sea la viva reencarnación del factótum: el mismísimo Bob Wilson, que seguramente nos llevará a la quintaesencia pucciniana aunque esa descomunal cantante que es la Stemme no esté. Al fin y al cabo, como señalaba ese otro gran cantante que acaba de pasar por el ciclo de Lied del Teatro de la Zarzuela, Franz Josef Selig, hasta en las críticas de ópera (ya he dicho que somos tan culpables de estos disparates como los autores materiales) se habla bien poco de los cantantes, así que qué podemos esperar (vean la entrevista con Selig aquí: https://www.operaworld.es/video-entrevista-al-bajo-franz-josef-selig/ y escuchen lo que dice sobre la cuestión en torno a los 9’30”).
  • Eso sí, como la dirección del Real es experta en vender, aunque sea motos sin ruedas, luego nos cuenta que este Turandot va a estar dirigido por Luisoti, “tras sus triunfos anteriores en Rigoletto y Aida”. Triunfos que, francamente, no sé de dónde han salido. Recuerdo no mucho del Rigoletto, pero lo que es Aída… resultó una dirección verdaderamente plúmbea, plana y sin intensidad alguna. Con Luisoti ocurre algo parecido a lo que pasa con Bolton, batuta sobrevalorada donde las haya, y con la que, según parece, ha habido más que sus más y sus menos durante las funciones de Only the sound remains. Lo dejo ahí, y les contaré más si puedo.
  • De última hora: El Real anuncia a bombo y platillo que le han dado el «Diapason d’Or» (galardón que otorga la revista musical francesa Diapason) al DVD de Billy Budd, la ópera de Britten que nos incluyeron en la temporada pasada y en la que el equipo del Real, sabedor de que son estas cosas las que le dan relumbrón (que no público; el público se lo da el gran repertorio, pero eso qué más da, al fin al cabo al público que le vayan dando), echó el resto. Todo esto cuenta con la correspondiente respuesta al unísono del conjunto de elogiadores de los medios. El resumen que envía el gabinete de marketing, digo, de prensa, del Real, se explica solo:EL PAÍS: El Real estrena un memorable y desasosegante ‘Billy Budd’. No hay un segundo que no sea irresistiblemente teatral. Todas las piezas del montaje funcionan con una insólita precisión. Luis GagoEL MUNDO: llega al Teatro Real en una versión de acabada profesionalidad y vistoso efectismo, recibida con entusiasmo por un público, que tal vez ha percibido más que las sutilezas de la fábula moral, la contundencia y el chafarrinón del melodrama. Álvaro del Amo

    ABC: una realización musical sobresaliente y una propuesta escénica capaz de convertirse en referencial. Alberto González Lapuente

    LA RAZÓN: Un enorme escenario aparentemente vacío, pero lleno de complejidad técnica, simula a la perfección el barco del libreto y la cárcel en la que parecen encerradas belleza, bondad y justicia en un ambiente claustrofóbico y violento.Gonzalo Alonso

    OPERA (Reino Unido): Billy Budd llega por primera vez al teatro Real en una sensacional nueva producción realizada como sólo una directora Shakespeariana experimentada como Deborah Warner podría lograr. Victoria Stapells

    OPERA MAGAZINE (Francia): El escenario de esta cautivadora nueva producción de Billy Budd está abierto al espectador tan pronto como entra en la sala [..} Admiramos su habilidad ( Deborah Warner) para crear cuadros vivientes de infinita belleza y poesía. Richard Martet

    OPERNWELT (Alemania): En general, es una actuación estupenda, oscuro y densa en cada momento. El efecto global funciona de forma compacta, con un brillante coro masculino de sesenta miembros y con una dirección de Ivor Bolton perfectamente planeada, que realiza con éxito la partitura de Britten. Gerhard R. Koch

    OPERA NEWS (USA): La magistral producción de Warner nos recordó que la sociedad hipócrita y opresiva a la que Britten se enfrentó hace medio siglo sigue con nosotros, y Billy Budd sigue estando vigente.

    Roberto Herrscher

  • Todo esto solo demuestra que el marketing funciona a las mil maravillas. Solo tiene un pero. La cuestión no está en que la producción de Billy Budd fuera buena, que lo fue. Excelente de hecho. La cuestión es que para obtener el relumbrón en estos títulos que quedan muy bien ante la crítica y la intelectualidad, se pone todo el esfuerzo que NO se pone en los títulos del gran repertorio. Y ante eso, toda esa crítica que se deshace en elogios, guarda culpable silencio, olvidando que, por mucho que se empeñen, el lugar que ocupa Billy Budd en el repertorio operístico no es, ni seguramente será, el mismo que tienen Carmen, Aida o Traviata. Pero mientras siga funcionando el marketing…
  • Esta mañana leí con cierta sorpresa una apasionada reivindicación de Gonzalo Lahoz en Platea Magazine en cuanto a la Orquesta Nacional (http://•https://www.plateamagazine.com/opinion/5659-el-valor-de-las-cosas-dice-adios-la-orquesta-nacional-a-su-mejor-momento), su momento actual y las cosas que están pasando, materia sobre la que ya he comentado en este blog en ocasiones anteriores. Hace Lahoz una vehemente glosa de la reciente visita de Mutter con la ONE, y también una decidida loa a la dirección de Eschenbach. Más allá de lo que pueda opinarse sobre ello (y yo soy de los que pienso que Eschenbach, excelente pianista, está sobrevalorado como director y no se encuentra ya en su mejor momento; sobre esta actuación de la Mutter, aunque tengo testimonios profesionales muy fiables, prefiero no opinar puesto que no estuve), sorprende en el artículo de Lahoz el elogio decidido a la labor, fuertemente controvertida, de Alcaraz, y también al propio Afkham, que no es ajeno a algunos de los terremotos vividos por la Orquesta en los últimos tiempos. La Nacional estaba en su mejor momento hace un par de años, y si se corre el riesgo de que ese momento se pase, no es, o al menos no es solo, porque algunos músicos se hayan rebelado contra ciertas decisiones o iniciativas. Hay más actores en esta función, y tanto Alcaraz como Afkham no son, ni mucho menos, los secundarios (y menos aún las víctimas) de lo que está ocurriendo. Y por cierto, ni suelo comulgar con el grupo PRISA ni he escrito jamás en sus medios, pero insinuar que hay una conexión entre el hecho de que los responsables de comunicación del INAEM provengan de PRISA, con el ruido mediático generado en torno a la orquesta, es ignorar la realidad. El terremoto que actualmente vive la ONE lleva meses en el candelero, es anterior a este gobierno y anterior a que esos señores de PRISA aterrizaran en el INAEM. Por supuesto que el ruido desencadenado desde El País tiene un impacto muy superior al que otros, desde tribunas mucho más modestas, podemos generar. Pero eso no impide reconocer que algunos llevamos tiempo apuntando en la dirección en la que ahora otros medios, además de los de PRISA (Scherzo, sin ir más lejos), se han hecho eco. Eso sí, el famoso grupo de trabajo de reforma del INAEM sigue comiendo y hablando, pero de momento no hay, que yo sepa, ninguna conclusión, al menos no pública.
  • Entre las novedades pianísticas de estos días, canceló por enfermedad Murray Perahia, pero descubrimos a un joven uzbeco que causó una magnífica impresión. Atención a este muchacho, que dará que hablar (http://www.scherzo.es/content/cr%C3%ADtica-abduraimov-por-la-puerta-grande).
  • En este acontecer pianístico, hay que lamentar la muerte de Ricardo Requejo (de quien recuerdo una excelente Iberia) y reseñar la visita de la Pires, que en su ¿despedida? de los escenarios (aunque ya hubo una y finalmente fue un amago) vino con una joven armenia a interpretar un programa Mozart a cuatro manos, aunque lo mejor del concierto fue… su interpretación a solo de la Sonata K. 333.
  • Aprovecho para dejarles aquí, por si tienen interés, el enlace al video del primero de los seminarios divulgativos que impartí hace unas semanas a propuesta de la Universidad Popular de Tres Cantos, en el Centro Cultural Adolfo Suarez. Intentamos difundir la historia del piano y de la música asociada, a ver si conseguimos atraer más público hacia la música clásica en estos tiempos en los que todo lo que requiere un poco de esfuerzo es fácilmente abandonado: https://www.youtube.com/watch?v=cvTI1BoHKlI. A partir de Enero vendrán los cinco siguientes. El primero dedicado a la cumbre del Barroco, con el gran Bach a la cabeza…

 

 

Dislike
Compartir

One thought on “Sigue lloviendo…

  1. ¡Qué de cosas! De momento, me aplicaré en cuanto pueda en ver el vídeo del seminario de música para piano. A ver si a partir de enero, los que vengan encajan en mi calendario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.