Rafael Ortega Basagoiti

Frío otoñal, claves artesanales y faz pétrea: toma nísperos

  • Llegó el estreno de Turandot, en la nueva producción de Bob Wilson, con homenaje a Caballé y un resultado en el que, desde mi punto de vista, sigue sin asomar por ninguna parte lo de la “primera división”.

  • Pueden leer mi crítica aquí: https://elcierredigital.com/deocio/592011885/teatro-real-turandot.html.
  • Y, para que puedan contrastar, aquí aparecen las de otros medios bien conocidos:
  • Como señalo al final de mi comentario, la última del Marqués es organizar una colecta (micromecenazgo lo llama él) para comprar un clave “artesanal” “en exclusiva” para el Real. Los interesados y curiosos pueden investigar el asunto aquí: https://www.amigosdelreal.es/notas-amigas/
  • Sobre este asunto hay varias cosas que comentar. Algunas, digamos, curiosas, y otras no tanto. Primero está lo de “artesanal”. Los mandamases del Real, o tal vez sus encargados del marke… digo de la comunicación, tal vez no se hayan enterado, pero desde que Leonhardt y compañía impulsaron la construcción “artesanal” de los claves retornando a los originales existentes, hace ya una pila de años, dejando atrás los mastodontes creados por Neupert y otros para la generación de Wanda Landowska, cualquier interesado en comprar un clave, busca un constructor (los hay muy buenos en Francia, Inglaterra, Holanda y algunos otros lugares) y le encarga un instrumento, que generalmente es copia o está inspirado en modelos pretéritos existentes en museos alrededor del orbe. En otras palabras, uno no va a una tienda y compra un clave como el que compra un piano. Por consiguiente, un clave “artesanal” no es algo “novedoso”, sino algo que, en nuestros días, es lo normal cuando se trata de comprar un clave. En segundo lugar, es cierto que Jan Kalsbeek pasa por ser un constructor de gran prestigio, eso no cabe duda. Pero… ¿100.000 € por un clave italiano (inspirado en Giusti) de un teclado? Francamente me parece un poco excesivo, y creo que, para labores de acompañamiento y continuo se podría conseguir un instrumento estupendo por bastante menos dinero. Pero claro, si lo compramos con pólvora del rey, o sea con nuestro dinerito, pues oye, para qué regatear. También nos dicen que será el único clave inspirado en Giusti que se podrá escuchar en Madrid… porque, según la web de Kalsbeek, ya hay uno en Barcelona. Se ve que no quieren perder el compás…
  • Y saliendo de la lírica, en el mundo sinfónico siguen saliendo a la luz historias para no dormir. La última procede de una llamada Film Symphony Orchestra, que como su nombre indica, se dedica al tema de los conciertos de Bandas sonoras, que últimamente pegan mucho. Había oído yo cosillas no muy prometedoras (por ser generoso) sobre esta formación de lance, y el otro día me topé con una que ya es de las de toma nísperos, Mariana. La cosa va de un trompetista que se entera que la orquesta tiene un proyecto y les pregunta por la posibilidad de incorporarse al mismo, indagando, como es natural, por esas cosas tan tontas como las fechas, los honorarios, etc. En fin, lo normal cuando uno pregunta por un trabajo de estas características. La respuesta sorprendente de la orquesta, tras explicarle que su participación se contempla para una obra de “apertura” en los conciertos llamada Summon the heroes, le obsequian con unas muestras exquisitas de faz pétrea, vamos, lo que viene siendo de una caradura singular. A saber: Los conciertos (se supone que para los trompetistas, aunque vayan ustedes a saber) “no son remunerados”. Ya les avisé: toma nísperos, entrega primera. La obra en cuestión dura 6 minutos, por lo que “los trompetistas después de tocar pueden disfrutar del espectáculo de luces y música que ofrece la orquesta”. Por nísperos no va a quedar, así que entrega segunda. Pero como resulta que a esto de los nísperos le hemos encontrado el gusto, no hay dos sin tres, y con la tercera entrega de nísperos viene lo de que “a los trompetistas les regalamos tres entradas valoradas en 50€ cada una”, suponemos que para que lleven a su pareja y tal vez a algún representante de la familia política, que disfrutará de lo lindo del asunto, especialmente si le gustan los nísperos. Hay que estar a bien con la suegra, que luego pasa lo que pasa. El trompetista, comprensiblemente estupefacto, posteriormente patidifuso, y más tarde presa de una ira tan incontenible como justificada, reprocha a los responsables eso de que busquen músicos gratis con la excusa de que regalan tres entradas y de que la obra dura seis minutos. Por si toda esta muestra de que el personal tiene más morro que un oso hormiguero no fuera suficiente, se ha filtrado un correo interno del fundador-director-responsable de la susodicha orquesta donde les dice a sus colaboradores que “no se alarmen” y que “este tipo de lecturas son posibles”. Vaya por Dios, acabo de descubrir que hay otro tipo de lecturas posibles ante este atropello, y que la que ha hecho el bueno del trompetista solo es una entre las posibles. No quiero ni pensar en las otras. A continuación, el sujeto da instrucciones para que contesten diplomáticamente al trompetista diciéndole que “lamentan que el proyecto no encaje en sus expectativas y que ya le llamarán en el futuro”, para inmediatamente después añadir otra advertencia (por si sus colaboradores no se han percatado de la segunda intención) en la que deja claro que “no le llamen nunca más, ni ahora ni en un futuro”.
  • En resumen, lamentable espectáculo de otros caraduras más, a añadir a los del sinónimo (¿o era sin ánimo?) y algunos otros. De nísperos vamos bien servidos, eso sí. Y como ha señalado alguien en el muro de quien informó del asunto en Facebook, mientras los músicos sigan aceptando trabajar en estas condiciones y con gente de esta calaña… me da que no les va a ir bien y que se van a indigestar de nísperos.
Dislike
Compartir

4 thoughts on “Frío otoñal, claves artesanales y faz pétrea: toma nísperos

    1. Efectivamente, es para esos puntos suspensivos y para más, pero aunque se actúe con energía (y los músicos deben empezar a rebelarse contra estas situaciones ya, si es que quieren que cambie el panorama) hay que intentar conservar el humor. De lo contrario, además del problema, tendremos amargura por el mismo precio. Mal negocio.

  1. Cuánto te agradezco que te molestes en ponernos los enlaces de las otras críticas musicales para que todo sea fácil.
    Lo del clave, en siendo yo clavecinista desde la época en la que se construían artesanalmente….en realidad es de pena. No todo el mundo tiene que saber sobre el clave pero hay que preguntar y asesorarse antes de hacer esos ridículos.

    1. Gracias por tu mensaje! Qué menos que hacer la vida fácil a mis lectores. Lo del clave… no tiene perdón. Ya no solo porque no pregunten, es que estoy seguro de que tienen al alcance de la mano gente que podría evitar el ridiculo. Pero todo sea por el todopoderoso marketing…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.