Rafael Ortega Basagoiti

Cae el telón, retiradas, audiciones, cierres… de todo un poco

Tengo que empezar esta nueva entrada pidiendo disculpas a mis lectores. Un problema informático ha hecho que se dejaran de enviar correos electrónicos de aviso de nuevas entradas desde hace algún tiempo, sin que haya podido determinar exactamente desde cuándo. Por ello, es posible que varias entradas hayan pasado inadvertidas para los suscriptores. Al investigar el asunto hemos descubierto que se había borrado la base de datos con las direcciones de correo de las personas que se habían suscrito, pero por fortuna hemos podido recuperarla y por consiguiente cuando esta nueva entrada salga a la luz todos los suscriptores deberían recibir el correspondiente correo electrónico de aviso. Aprovecho para recordar que la suscripción en cuestión es gratuita y su único fin (ya que aquí no hay publicidad de nada) es facilitar de forma cómoda a los lectores el aviso cuando se cuelgan nuevas entradas.Volviendo a lo que en realidad corresponde, que son temas musicales, la temporada entra en “fase veraniega”. Toca el turno de Festivales de Verano y en esta capital del Reino donde nos estamos recociendo (como manda la época) la cosa va en diminuendo. En el Real apenas nos queda Il Trovatore, la versión de concierto de Giovanna d’Arco y, mañana mismo, el concierto del muy mediático Dudamel con la Filarmónica de Munich (Segunda de Mahler en los atriles) que quien esto firma reseñará para Scherzo. La Filarmónica clausuraba hace poco su temporada con un estupendo concierto en el que Kavakos deslumbraba como violinista en una versión superlativa del Concierto de Mendelssohn y ofrecía, ahora batuta en mano, una muy convincente Primera de Brahms al frente de la Sinfónica de Viena (mi reseña para Scherzo aquí: https://scherzo.es/madrid-la-noche-de-kavakos/). Esta misma obra aparece, vaya por Dios con las repeticiones, poco después en el concierto que Juanjo Mena dirige a la ONE, y en el que hay además tres compositores vascos, Bernaola, Guridi y Apodaka. Uno de los últimos conciertos de la temporada de la orquesta. La del CNDM ha culminado con el maratón-show Que vienen los rusos, cinco conciertos con cinco orquestas diferentes, todos dirigidos por Josep Pons, en el Día Europeo de la Música. Esto de los “días de algo” la verdad es que muchas veces cansa un poco, pero, aunque servidor no es muy del gusto del asunto, tengo que decir, habiendo asistido a uno de los eventos, que tiene de positivo el acercamiento de un público no habitual, y quien sabe si potencialmente puede haber en cosas como estas un “gancho” para futuros melómanos. Mucho joven, mucho chaval y mucha gente en la plaza viendo las retransmisiones por pantalla gigante, y un ambiente festivo que siempre agrada presenciar cuando de música clásica se trata. Mejor quedarse con eso porque como calidad interpretativa, al menos el concierto al que tuve ocasión (el de la Nacional, encargada de la Suite de El Cascanueces de Chaikowski y la Petruchka de Stravinski) osciló entre un gris aburrimiento en la primera y una discreta corrección en la segunda. En todo caso, el nivel estuvo lejos, bastante lejos, de las mejores veladas que la Nacional nos ha dado este año (que han sido magníficas), con el Mi Patria por Bychkov y los conciertos con Sexta de Mahler y Séptima de Shostakovich por Afkham a la cabeza. Pero lo importante era ese ambiente festivo y lo cierto es que la gente se lo pasó en grande, lo cual es una excelente noticia. Van también estos días de retiradas, porque el tiempo pasa para todos, y la salud no siempre acompaña. Se retira Bernard Haitink, ya cumplidos los 90. Lo hace también Radu Lupu, más joven (74) pero de salud delicada desde hace tiempo (su última aparición en Scherzo tuvo lugar poco después de una hospitalización y el rumano estaba claramente en precario estado de salud). Tampoco está bien Mariss Jansons (76), cuyo corazón estuvo tiempo ha a punto de pararse, habiendo sido desde entonces motivo de recurrente preocupación. El maestro letón, una de las mejores batutas del panorama actual, que recibió con todo merecimiento este año el premio Karajan por su impresionante trayectoria profesional, ha suspendido todos sus compromisos veraniegos por consejo médico, incluida su anunciada presencia en los Proms. Ojalá pueda recuperarse y visitarnos, como está anunciado, en la temporada de Ibermúsica del año próximo. No sabe uno ya que decir respecto a Pires, que lleva anunciando que se retira, pero luego aparece una y otra vez, la última en Granada, con un recital Beethoven (y tiene anunciado otro concierto para el ciclo de La Filarmónica la próxima temporada). En otro orden de cosas, mientras unas orquestas anuncian audiciones (la Nacional, la semana que viene, sin ir más lejos), otras van a la huelga porque no se cubren vacantes (el eterno problema de nuestros días, plantillas esqueléticas y a remediar todo a base de refuerzos), como ha ocurrido en la Filarmónica de Málaga. El nuevo gobierno andaluz llegó sobre la campana a un acuerdo con la Orquesta Ciudad de Granada (que a punto estuvo de ir al paro también) pero, al menos de momento, no lo ha hecho con la de Málaga, que anunciaba la huelga hace pocos días. Y como en todas partes cuecen habas, incluso en los países más saneados, hete aquí que la Sinfónica de Baltimore, la orquesta cuyo titular es la discípula de Bernstein Marin Alsop, anunció hace días su intención de reducir la duración de la temporada por problemas económicos, y ante el rechazo de la orquesta, ha anunciado un “cierre patronal” que sitúa el futuro inmediato de la orquesta en una incertidumbre poco deseable. En cambio, la reciente polémica en torno a las conductas de acoso laboral de Barenboim no ha evitado que el argentino renueve con la Staatskapelle de Berlín y la Ópera Unter der Linden hasta 2027, momento en el que el argentino contará 84 años. Hablando de batutas, La Razón publicaba recientemente (https://www.larazon.es/cultura/quienes-son-los-directores-de-orquesta-que-mas-cobran-JN23848045)) la lista de los diez directores que más ganan, aunque restringida a quienes lideran orquestas en Estados Unidos. El mediático Dudamel se lleva la palma (3 millones de dólares anuales en Los Ángeles) y la mencionada Marin Alsop cierra el grupo de élite con honorarios en Baltimore cercanos al millón de dólares. Uno no se termina de explicar cómo es posible que el veterano Muti en Chicago sea solo el segundo de la lista (2,7 millones) y casi menos aún que Andris Nelsons (1,4 millones) sea el séptimo, pero es lo que hay.

 

 

Dislike
Compartir

One thought on “Cae el telón, retiradas, audiciones, cierres… de todo un poco

  1. Sí, ya noté que me llegaban cosas por el wasp pero no se lee tan bien y que … pero bueno, me alegro que se haya solucionado. Tan interesante como siempre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.