Rafael Ortega Basagoiti

Feliz Día de Santa Cecilia… con música

Aunque no está del todo claro el origen que dio con la buena de Santa Cecilia como patrona de la música, lo cierto es que Gregorio XIII la canonizó en 1594 y le otorgó el patronazgo en cuestión. Su festividad, el 22 de noviembre, es por ello motivo de jubilosa celebración en el mundo de la música. A lo largo de la historia, desde Purcell hasta Arvo Pärt, han sido muchos los compositores que han dedicado obras a la patrona. Los ingleses, con Purcell, Handel y Britten a la cabeza, han aportado algunas partituras célebres. Pero también Haydn…

Henry Purcell (1659-1695) llegó a componer hasta cuatro obras para la efeméride, en 1683 (Welcome to all the pleasures y Laudate Ceciliam, ésta sin coro), 1685 (Raise, raise the voice, en el año en que nacieron Bach y Handel) y 1692, año en el que vería la luz la que habría de ser su composición más célebre de esta serie: Hail! Bright Cecilia, una de las odas más brillantes del siglo XVII, con una rica orquestación: oboes, flautas de pico, trompetas, timbales y cuerdas, además del coro y solistas vocales. Purcell escogió un texto de Nicholas Brady, derivado directamente de la Oda para el día de Santa Cecilia de John Dryden (1687). En 1739, Georg Frideric Handel (1685-1759) tomó justamente en sus manos el texto de Dryden y escribió una magnífica Oda para el día de Santa Cecilia. El 22 de noviembre de ese año se estrenaba en Londres la partitura de Handel, con el texto mencionado, que se centra en la teoría de que la música constituyó una fuerza esencial en la creación de la tierra, la teoría de la Harmonia Mundi, algo que ya está en las palabras del tenor al comienzo de su primera aria: From harmony, from heavenly harmony, this universal frame began. Handel, tan genial compositor como maestro del reciclaje, reutilizó con acierto como obertura el majestuoso inicio de su propio Concerto grosso Op. 6 nº 5, al que siguió una música hermosísima, grandiosa, brillante y emotiva, que culmina en un coro triunfal, digno de los mejores oratorios del músico de Halle.

Años después, en 1766, Joseph Haydn compuso una llamada Missa Cellensis “in honorem Beatissimae Virginis Mariae” destinada a la localidad alpina de Mariazell, donde el músico, en tiempos de estudiante, había pasado una temporada como huésped en el monasterio. La partitura original se malogró en un incendio (1768), y el autor de La Creación la reconstruyó de memoria, y probablemente la “expandió”, en 1773. La obra, una de las grandes misas compuestas por Haydn, comprende una orquesta con 2 oboes, 2 fagots, 2 trompetas, timbales, cuerdas (violines I y II, violas, chelos, contrabajos) y órgano, coro mixto y cuatro solistas vocales (soprano, alto, tenor y bajo). El título original mencionado obedece al único fragmento que sobrevive del manuscrito original de Haydn, descubierto hace relativamente poco (1970). Hasta entonces, la obra había sido conocida como Misa de Santa Cecilia. La razón de este título “alternativo” no está clara; se ha especulado con que obedezca a su ejecución, en el día de la patrona de la música, en Viena, en un concierto organizado por la Congregación Musical de Santa Cecilia. En todo caso, es una música preciosa y, aunque su conexión con la festividad de Santa Cecilia sea más, digamos, “casual”, que en las anteriores, la belleza de su música es sin duda bien recibida en esta celebración.

No se me ocurre mejor recuerdo a la patrona de la música que recomendar hoy la escucha de estas tres maravillas, así que les dejo aquí enlaces a interpretaciones que creo especialmente recomendables de las tres:

Purcell: Hail! Bright Cecilia: Soberbia interpretación de los Gabrielli Consort & Players dirigidos por Paul McCreesh

Enlace Spotify: https://open.spotify.com/album/6Ui9QSCbLbdyTQnB3vOyJp?si=5KcMmQOZSPyXs_7vah3now

Handel: Oda para el día de Santa Cecilia: una interpretación reciente, de auténtico lujo: Carolyn Sampson, soprano, Ian Bostridge, tenor, y el Dunedin Consort, dirigidos por John Butt.

Enlace Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=OrI7a3qHV9U

Haydn: Misa para el día de Santa Cecilia: Lucia Popp, soprano, Doris Soffel, contralto, Horst Laubenthal, tenor, Kurt Moll, bajo. Coro y Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera. Director: Rafael Kubelik.

Una interpretación clásica, no historicista, pero maravillosamente dirigida por el director checo Rafael Kubelik, con un cuarteto solista de lujo.

Enlace Spotify: https://open.spotify.com/album/7JfcXsozDo7GmTFLxNQBzJ?si=1Q9Yr-mZTBug8timZHjgcA

Y para que no se quejen los partidarios acérrimos de las versiones históricamente informadas, les dejo también aquí el enlace a una estupenda y muy reciente, debida a Justin Doyle, al frente del Coro de Cámara RIAS de Berlín y la Akademie für Alte Musik Berlín. Los solistas son Johanna Winkel (soprano), Benjamin Bruns (tenor), Sophie Harmsen (alto) y Wolf Matthias Friedrich (bajo).

Enlace Spotify: https://open.spotify.com/album/1hZMp8fLfGfpgPzLnqUexX?si=r9gY__HcSZybV4uPJskp0A

Que lo disfruten, y feliz día de Santa Cecilia. Esta tarde, en Tres Cantos, segundo seminario de El Mundo de la Sinfonía… el gran Mozart nos espera.

Dislike
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.