Rafael Ortega Basagoiti

Acción e imaginación contra la zozobra, generosidad frente al sonrojo

Enfrenta la humanidad un reto especial, que algunos anticiparon (véase este video de Bill Gates, que en 2015 ya anticipó que la siguiente debacle no vendría precisamente de misiles: https://www.youtube.com/watch?v=6Af6b_wyiwI) y para el que también predijeron que no estábamos preparados. Duele comprobar que, en efecto, así era. Cuando España afronta una cuarentena dura y probablemente larga (vayan pensando en un mes… como poco), y con unas repercusiones económicas que están siendo escalofriantes y mucho me temo que lo serán aún más, el mundo de la música es, probablemente, de los que mayor afectación profesional está sufriendo. Prácticamente todas las orquestas y teatros han cesado su actividad en Europa.

Algunas, como la extraordinaria Mahler Chamber, de la que tanto hemos disfrutado, ven en serio peligro su viabilidad futura (https://scherzo.es/la-mahler-chamber-orchestra-lanza-un-mensaje-de-socorro/). En nuestro país, miles de músicos han visto frenada su actividad, y, en el caso de los autónomos, cortados por ello sus ingresos, en seco, sin que, a la hora de redactar estas líneas, se adivine siquiera una posible fecha de cuándo volverán la normalidad. Los nervios han cundido en tal forma que ha habido quien, desesperado, ha defendido que estas drásticas medidas que ahora (tarde, seamos claros) se han tomado son “excesivas” y que esto había que tratarlo como una gripe normal y corriente, algo que, para cualquier persona medianamente formada e informada, es una auténtica barbaridad.

El hecho es que aquí estamos, con la seria amenaza de que una curva excesivamente empinada de contagios conduzca al colapso del sistema sanitario, y rogando a quien se pueda para que el impacto sea el menor posible. Esperemos que las medidas tomadas y la disposición de todos los implicados y afectados impida ese colapso. Volviendo al tema de las repercusiones y las diferentes actitudes frente a ellas, me parece destacable el excelente artículo dedicado al asunto por el violinista Cibrán Sierra, del Cuarteto Quiroga, en El País (https://elpais.com/cultura/2020-03-15/el-coronavirus-a-escena.html?fbclid=IwAR1zrYYsrBQI7rZ_U_-YTS_s7oLro4sOlIRa-UATYzvdyVoLb3dgSCRAohg), en el que lanzaba una seria llamada de atención a nuestros gobernantes sobre el impacto económico y profesional que todo esto está teniendo ya. Y mencionaba oportunamente el caso de Alemania como contraste. Al Ministerio de Cultura alemán le ha faltado tiempo para anunciar importantes ayudas a los músicos afectados. El nuestro, como señala Sierra, estuvo presto en lapidar a Domingo, pero sobre esta materia guarda un bochornoso silencio, y mucho me temo que es de aplicación ese dicho de “y lo que te rondaré, morena”, porque no vislumbro yo cambios próximos en ese sentido.

Contra tanta zozobra, los músicos e instituciones europeas se han movilizado con tanta imaginación como generosidad. Aquí tienen una lista de lo que pueden disfrutar estos días en streaming gratis:

Digital Concert Hall de la Filarmónica de Berlín: https://www.digitalconcerthall.com/en/live – gratis hasta el 31 de marzo con el código BERLINPHIL. ¡No se lo pierdan! Tienen un archivo extraordinario con centenares de conciertos, desde la época de Karajan a los más recientes de Petrenko.

Ópera de Baviera: https://www.staatsoper.de/tv.html?no_cache=1 Varias óperas y conciertos “a demanda”. Entre otros, Il Trovatore con Jonas Kaufmann y Anja Harteros.

Quarantine Soirees – Músicos de la Orquesta del Festival de Budapest que ofrecen conciertos de libre acceso: https://bfz.hu/en/media/quarantine-soirees/

Teatro Regio de Turin: Una serie de producciones disponibles en su canal de Youtube: https://www.youtube.com/user/TeatroRegioTorino/videos

Met: https://www.metopera.org/. Ahora mismo aún se puede ver la Carmen de Bizet con Elina Garança y Roberto Alagna. En días siguientes irán poniendo otros títulos.

Staatsoper de Viena: Entrar en https://www.staatsoperlive.com/ y registrarse gratuitamente.

Ópera de París: https://scherzo.es/la-opera-de-paris-pone-online-gratuitamente-algunas-de-sus-producciones-recientes/ 

Añadido de ahora mismo: La Sinfónica de Göteborg se suma a la iniciativa: https://www.gso.se/en/gsoplay/

Seguramente echarán de menos en ella al Teatro Real. Con toda la razón. El coliseo madrileño, que tanto autobombo practica con sus nominaciones al “mejor teatro”, la “mejor orquesta”, el “estamos en la primera división de la ópera mundial” y demás despropósitos que intentan (sin éxito, para quienes tenemos un mínimo de información) disimular una gestión penosa y un deterioro lamentable de la calidad, ha protagonizado el último episodio del permanente sonrojo a que nos tienen acostumbrados desde hace algún tiempo. Se aproximaba el estreno de la producción de Aquiles en Esciros, de Francesco Corselli. Tras la declaración del estado de alarma, y antes de la publicación del decreto que desarrollaba las medidas concretas de restricción, el Real anunció que las representaciones se llevarían a cabo “a puerta cerrada”, y que a los abonados se les daría acceso gratuito vía streaming. Ya era la propuesta inaceptable por dos razones: una, parecía que el posible contagio de los músicos, entre ellos, importaba un rábano a la dirección del Real. Ya les vale. Dos, lo de reemplazar la representación en vivo por un streaming a los abonados era la consumación de una caradura formidable.

Poco después, descubrimos que había una “política de devoluciones”, que resultó en realidad un trasunto de eso tan viejo de Santa Rita: lo que se da, no se quita. Así que, en el mejor estilo asterixiano de “los precios vuelan con la coyuntura alcista, y te ofrezco la demanda”, se descolgaron con que la “devolución” consistía en una tarjeta regalo para que compraras “otro espectáculo” del Real. Toma nísperos, Mariana. El decreto obligó a la cancelación de las representaciones, de forma que lo de la puerta cerrada se acabó. Pero lo de la tarjeta regalo ahí sigue. No ha cambiado ni un pelo. Y, por cierto, el streaming del Real (My opera player) está disponible… pagando. Algún medio ha dicho, equivocadamente, que ofrece contenidos gratis. De eso nada, monada. Hay que ejercer de paganini. Aquí gratis, ni los buenos días. Vergonzoso espectáculo que choca de bruces frente a la generosidad y solidaridad demostrada por los teatros y orquestas europeos, evidenciada por la lista de streaming libres que he incluido antes. Aunque es un consuelo ver que en otros sitios se actúa con prontitud, imaginación y generosidad frente a la zozobra que supone esta tempestad, entristece e indigna ver que una institución que debería ser la bandera de la lírica en España se comporta de una manera tan rastrera y vergonzante.

NOTA IMPORTANTE: EL TEATRO REAL Y EL LICEU HAN RECTIFICADO SU POSTURA. https://scherzo.es/teatro-real-y-liceu-tambien-emitiran-en-abierto-sus-operas/

En los siguientes días, y suponiendo (crucemos dedos) que me libre de caer afectado por el virus, intentaré proporcionales mi modesta contribución al entretenimiento en estos días con algún vídeo o audio comentado. Mientras trabajo sobre ello, les dejo mi último artículo para Scherzo que trata sobre una posible explicación sobre las grandes, y sobre todo muy elásticas manos de ese gran pianista y compositor que fue Sergei Rachmaninov:

https://scherzo.es/por-que-rachmaninov-tenia-las-manos-tan-grandes/ .

Que lo disfruten. Y paciencia, mucha paciencia. Mejor, con buena música.

Dislike
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.